Carlos Mascaró. Ferreries (Menorca) 1957

Un hecho constante en la trayectoria artística del pintor, desde sus inicios hasta la actualidad dedicado profesionalmente a la pintura, es el interés por pintar y estudiar los grandes maestros clásicos, especialmente los holandeses del siglo XVII.

Aunque su pintura es extremadamente minuciosa y detallada, y por ello de muy lenta producción, ha celebrado catorce exposiciones individuales y ha participado en más de sesenta colectivas. Una trayectoria a la cual se le suma el estudio constante de las técnicas pictóricas y la peregrinación por los museos de toda Europa para ver los originales de los grandes maestros clásicos. En definitiva una sólida formación, profunda experiencia y criterio artísticos que se reflejan en su especialísima obra.

Fruto de este trabajo y dedicación es el interés  que el coleccionismo contemporáneo muestra por la gran técnica y sensibilidad de Carlos Mascaró. Por ello podemos hallar testimonios de su obra alrededor del mundo, tanto en colecciones particulares, como en el fondo artístico de importantes instituciones públicas y privadas.